Un paradójico universo femenino donde la maternidad precoz de madres adolescentes argentinas convive con aquella ausente de unas monjas italianas. Un cortocircuito emocional entre mujeres diferentes enfrentadas a deseos contradictorios. (Cineuropa)

Atravesando un épico histórico reconocido en América latina, que comienza en el siglo XX, “Basta!” busca reinventar el pathos y la memoria de esta tragedia para dialogar con la desilusión banal de las luchas chilena y latinoamericanas, en el comienzo del siglo XXI. “Basta!” cuenta la historia de la masacre de los mineros ocurrida en Chile, en la ciudad de Iquique, el año 1907, en la Escuela de Santa María. En ese entonces, fueron asesinados entre 2.000 y 3.600 hombres, mujeres y niños… nadie sabe a ciencia cierta.

A principios de la década del 70’, la mayoría de los países latinoamericanos se encuentran gobernados por cruentos regímenes militares de extrema derecha. Soledad Barrett es una activista paraguaya con un compromiso social muy marcado. Desde muy temprana edad participo de movimientos estudiantiles y colaboró con agrupaciones políticas, lo que le costó el exilio y persecución en Paraguay, Argentina y Uruguay. Soledad es integrante de la organización brasileña de izquierda Vanguardia Popular Revolucionaria (VPR).

Jonás es parte de un negocio de tráfico humano en La Habana de los 90. Su rutina: cazar clientes para venderle Los Sobres Amarillos con los que emigrarán a los Estados Unidos. También debe cuidarse de los delincuentes de su barrio donde rige la ley de la selva. Su novia, es una adolescente de clase alta y sus padres no lo aprueban.
Ascender en el negocio para incrementar estatus y dinero, son sueños cada vez más distantes. Todo empieza a salir mal. Tras una redada en la entonces Oficina de Intereses de los Estados Unidos en La Habana, donde Jonas y Javier, su mejor amigo, casi son atrapados, le dan una golpiza a un policía y se van sin saber si está vivo o muerto. Jonás cada vez está más cerca de cruzar una frontera de la que tal vez no regrese.

La acción se desarrolla en Lima, Perú, año de 1999, en plena campaña por la tercera reelección del presidente Alberto Fujimori. JESÚS es un joven muy pobre que vive en un asentamiento humano con su madre MARÍA, una mujer algo desquiciada que asegura que su hijo es divino y fue engendrado por un ángel. La televisión descubre a Jesús en su barrio, como actor aficionado durante las representaciones de la Pasión de Semana Santa en donde encarna a Cristo, y gracias a su carisma, fotogenia y “blancura”, deciden convertirlo en una especie de santón milagrero y caritativo para usarlo como parte de las cortinas de humo de la época.

Gabriel de 21 años, sufre una pesadilla recurrente que lo mantiene agotado. Esto altera su vida: en la casa donde vive, su tío lo humilla por no contribuir al mantenimiento del hogar y su querida prima de 10 años se desvive preocupada por su estado; con su novia, Gabriel tiene problemas porque no puede responderle sexualmente; y tiene un estado de atención tan endeble que ni siquiera puede conseguir trabajo. Gabriel va descendiendo cada vez a estancias más extrañas de su sueño, su desesperación por acabar con la pesadilla es tal que enfrenta en el sueño sus problemas.

Es la historia de un amor imposible en medio de una guerra sórdida en la región fronteriza entre México y Guatemala en los años 80’s.

A puertas cerradas, cuatro policías cubanos investigan un caso. En un televisor, ven los videos grabados con una cámara encontrada en alta mar entre los restos de una embarcación. La cámara que ha pasado de mano en mano, contiene videos de la vida cotidiana de tres ciudadanos cubanos de distintas clases sociales de la ciudad de la habana. Lo que vemos es el primer visionado de la policía durante la investigación del caso. Pero no veremos a los policías, solo la pantalla de su televisor. Veremos el contenido de la cámara sumado a los comentarios de la policía. Escuchamos como juzgan y critican duramente el material y que comparten con los protagonistas de los videos. Desde su ineficacia, los policías resultan incapaces de detectar lo que podría ser un crimen, el fracaso de una manera de entender el mundo.

Alfredo Noriega es un escritor ecuatoriano que vive desde hace muchos años entre París y Bruselas. Después de una adolescencia burguesa pasada entre blando compromiso político y veleidad literaria, deja el Ecuador que ve como una asfixiante jaula cuyos barrotes son la hipocresía, la respetabilidad de pura apariencia, la mentalidad estrecha y mojigata.

Ana Ingrid tiene 14 años, vive en el Batey Bembé de San Pedro de Macorís, al Este de la Media Isla, República Dominicana. Nació y creció rodeada de cañaverales, por las mañanas ayuda en los quehaceres de la casa y cuida a su hermano más pequeño de 4 años, en las tardes asiste a la sobrepoblada escuela del Batey. Los fines de semana cuando anochece, el colmado [establecimiento de venta de comida y de alcohol] es el espacio de convergencia. Entrada la noche, bailando a ritmo del dembow se inicia el coqueteo de los hombres borrachos a las jovencitas del lugar, la temprana exploración sexual de los cuerpos es de los pocos regocijos que se aspira cuando se vive en el Bembé. En una motocicleta, Ana Ingrid y su madre atraviesan la inmensidad de los cañaverales, se dirigen al policlínico del pueblo para confirmar el embarazo de la niña, se ha retrasado la menstruación y las nauseas la acompañan. Ana Ingrid revela la identidad del progenitor de la criatura, es un cañero que le dobla la edad. Él no ha dado la cara, no asume la paternidad.

Aurora vive junto a su madre en casa de Don Jesús – su abuelo paterno-. El patriarca es el sustento de la familia y rige la casa con disciplina. Su hija, la tía de Aurora, también vive en la casa junto a su pequeña hija de tres años. Aurora está a punto de cumplir los 14 años. Para celebrarlo construye un cometa con la ayuda de Sara, su amiga de la infancia quien ya es madre de un bebé de pocos meses y está a punto de casarse con un hombre mayor que ella. En el casamiento de Sara, Aurora se desmaya al salir de la iglesia. En la sala de emergencias de un pequeño hospital público, la chica es atendida por Carmen, una estudiante de medicina quien le da la noticia de que está embarazada. Debido a su edad, el embarazo es muy riesgoso y la adolescente debe ser monitoreada constantemente. Cuando le preguntan quién es el padre, Aurora no responde. Las cosas se complican cuando Carmen involucra a la policía y le pide al Fiscal público que investigue el embarazo de la menor.

Año 1976, Montevideo. La solitaria y decadente vida de Leonel cambia súbitamente cuando unos militares irrumpen en su trabajo a mitad de la noche. Después de mucha incertidumbre termina viviendo en una pensión llamada “Los lirios” y trabajando para una red secreta en Buenos Aires, haciendo un trabajo bastante particular que nada tiene que ver con su vida y su personalidad. Lo más sorprendente es que Leonel encuentra todo lo que estaba necesitando en esa pobre pensión:
familia y amor.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de cookies y privacidad