Image Image Image Image Image
Scroll to Top

Ir Arriba

La actriz Daniela Vega en una escena de Una mujer fantástica, de Sebastián Lelio.

Desde que El secreto de sus ojos, del argentino Juan José Campanella, fuera elegida Mejor Película de Habla No Inglesa en los Oscar 2010 en reñida competencia con La teta asustada, de la peruana Claudia Llosa, otras cuatro películas iberoamericanas habían llegado hasta la nominación final de los Oscar: No, del chileno Pablo Larraín; Relatos salvajes, del argentino Damián Szifron; El abrazo de la serpiente, del colombiano Ciro Guerra, y Una mujer fantástica, del también chileno Sebastián Lelio. Pues ya no habrá que esperar más: la cinta de Lelio se ha llevado el primer Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa para su país. Una nueva confirmación de que el cine iberoamericano en general (y el chileno en particular) vive desde hace varios años en estado de gracia. Por su parte, La forma del agua, del mexicano Guillermo del Toro, se alzó con los dos principales premios de la Academia de las Ciencias y las Artes Cinematográficas de Hollywood: Mejor Película y Mejor Dirección. Pero el dato clave aquí es otro: con el Oscar a Mejor Película para Del Toro ya son cuatro los obtenidos por un director mexicano en los últimos cinco años (Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu dos años consecutivos y ahora Guillermo del Toro). Que venga Trump y lo vea.

Una mujer fantástica, por la que Sebastián Lelio recibió ayuda de Ibermedia en la Convocatoria 2015, se hizo con la estatuilla de su categoría tras competir con la libanesa El insulto, la rusa Sin amor, la sueca The Square y la húngara En cuerpo y alma. Era el segundo largometraje chileno que llegaba hasta la nominación final de los Oscar desde que No, de Pablo Larraín, lo hiciera en el 2013. No por casualidad junto a Lelio y a Daniela Vega y Francisco Reyes, los actores protagonistas, también subieron a recibir el premio los productores de la película, los hermanos Juan de Dios y Pablo Larraín.

Al recibir el premio, Lelio dijo ante la prensa que la historia sucede en un país “donde el Estado no reconoce la existencia de los transexuales”. Y añadió: “Espero que este premio y la amplificación que supone ayude a dar relevancia a un asunto que es urgente. Un transexual no es una persona de segunda clase”.

A un año de su estreno, Una mujer fantástica ya había ganado el Oso de Plata al Mejor Guión en la Berlinale, el Coral Especial y el Premio a la Mejor Actuación Femenina para la protagonista Daniela Vega en el Festival de La Habana, el Goya a la Mejor Película Iberoamericana. También había inaugurado la sección Horizontes Latinos en el Festival de San Sebastián y obtenido los Premios Fénix a la Mejor Dirección, Mejor Largometraje de Ficción y Mejor Actuación Femenina, así como el Premio Forqué a la Mejor Película Latinoamericana. También estuvo nominada a los Globos de Oro y a los Critics’ Choice Awards de la asociación de críticos de Estados Unidos y Canadá, y el día anterior a la gala de los Oscar se alzó con el premio del cine indie estadounidense, el Independent Spirit.

La película es un melodrama sobre la bonita y triste historia de amor de una mujer transexual. O como se preguntaba Lelio en la premisa que dio origen al proyecto: “¿Que pasaría si la persona a la que amas muere en tus brazos y tus brazos son el peor lugar en el que podría ocurrir porque tú eres en esa sociedad el indeseado?”.

Marina Vidal (Daniela Vega) trabaja de camarera y tiene aspiraciones de cantante. Su pareja, Orlando (Francisco Reyes), bastante mayor que ella, es dueño de un negocio textil. Los dos se imaginan un futuro juntos. Pero cuando Orlando muere repentinamente, Marina se ve obligada a enfrentarse a la familia de él (su exesposa, su hijo mayor) y a la sociedad chilena (los médicos, la policía, el sistema judicial) para demostrar lo que de verdad es: una mujer compleja, fuerte, honesta, transexual. Una mujer fantástica.

“Un tema que de alguna manera sintetiza muchas cosas por las que estamos pasando como sociedad en Chile, pero también como sociedad humana”, decía Lelio en esta entrevista que publicamos hace poco. Y añadía: “El tema de cuáles son los límites de nuestra empatía, de lo que estamos dispuestos a permitir; el considerar que hay personas más legitimas que otras y amores legítimos e ilegítimos; y que existan personas que creen que pueden declarar esa legitimidad. ¿Con qué autoridad estas personas se roban ese derecho?”.

La actriz y cantante trans Daniela Vega, que empezó como consultora y terminó siendo elegida para dar vida a la protagonista de la película, define a su personaje como “un diamante hecho texto”. Una mujer “fantasiosa” a la que “no le importa ir contra el viento, se permite vivir la dignidad y la rebeldía juntas” y, “más allá de su talento y de las dos o tres herramientas que tiene en su bolso, es capaz de caminar bajo la lluvia sin paraguas y no mojarse”.

La forma del agua y la espléndida forma del cine mexicano en Hollywood

“El cine consiste en entender la vida mediante la fabulación. Es la posibilidad de entender más lo que somos, dónde estamos y el porqué. Se tiene la oportunidad de viajar a lugares donde nunca has estado y se conoce a gente que nunca habrías conocido. El cine es lo más cercano a la magia”. Ésta fue la frase que elegimos de Guillermo del Toro, amigo de Ibermedia, para incluir en la portada de nuestra web hace ya un tiempo.

En la reciente edición de los Premios Óscar, Del Toro se alzó con os dos premios más codiciados de la Academia de las Ciencias y las Artes Cinematográficas de Hollywood: Mejor Película y Mejor Dirección. Y lo ha hecho contando la historia de una protagonista muda que se enamora de un monstruo en medio de una ambientación tenebrosa. Es decir, el sello Del Toro, aunque este año, debido a Trump y a su necia batalla contra los inmigrantes ilegales (como el cineasta) que han hecho de Estados Unidos el país que es, sea inevitable hacer una segunda lectura más simbólica e incluso política del filme: la aceptación del otro.

El propio Del Toro dijo abiertamente al recibir el premio: “Soy un inmigrante, como mis compadres y como muchos de ustedes”. Y refiriéndose a lo que es capaz de hacer el cine, añadió: “Una de las mejores cosas que hace nuestra industria es ayudar a borrar las líneas en la arena”.

La fiesta del cine mundial, con Lelio y Del Toro, con el Oscar al Mejor Largometraje de Animación para Coco (otra historia mexicana muy mexicana) y con la cantante Natalia Lafourcade cantando con su colega Miguel y el actor Gael García Bernal la canción Recuérdame, de la banda sonora de Coco, tuvo este año un aire muy latino.

Sin ir más lejos, sobre el escenario se oyó gritar el clásico “¡Viva México!” y también “¡Viva América Latina!”.

Tags | , , , , , , , , , , , , , , , , ,

CAACI

Blogroll

    ICAU AECID ANCINE Centro Costarricense de Producción Cinematográfica CNCINE CNAC CONACINE Bolivia Consejo Nacional para la Cultura y las Artes ICAIC Consejo Nacional de la Cultura y las Artes Perú – Ministerio de Cultura Secretaria Ministério do Audiovisual da Cultura Secretaría Nacional de Cultura de Paraguay Dirección General de Cine (DGCINE) – República Dominicana ICA Instituto Mexicano de Cinematografía INCAA Ministerio de Cultura República de Colombia Corporación CINE Puerto Rico Sistema Estatal de Radio y Televisión

Unidad Técnica Programa Ibermedia, 2013 - Desarrollado por CódigoMedia