Un hombre vuelve a su pueblo de origen luego de una larga emigración.

Ronnie Monroy tiene 64 años. Un día, descubrió un lugar lleno de chicas solas, dispuestas a corresponder con afecto a quien quisiera ser generoso con ellas: la cárcel de mujeres. Y en esa cárcel, se enamoró. Las internas lo quieren porque dicen que las ayuda a conseguir su libertad e iniciar una nueva vida.

Luz, originaria de la comunidad indígena Embera-Chamí en Colombia, se exilió en Bogotá después de descubrir tardíamente su circuncisión. Alejada de su mundo, intenta vivir, para ella misma, las tradiciones corporales originales. Encuentra a Claudia, una estudiante, con quien entabla un diálogo sobre las creencias y tabúes que conducen a la mutilación de mujeres. Luego, Claudia decide volver para encontrarse con las mujeres de su comunidad. Con delicadeza y sin salientes, en imágenes de gran belleza, Priscila Padilla, revela el camino de estas mujeres que cuestionan el choque de sus costumbres, su espiritualidad, su individualidad y sus aspiraciones emancipadoras. Estreno mundial.

Helmut trabaja como investigador privado en San José desde hace casi diez años. Una noche recibe una llamada de su ex pareja: la hija adolescente de ambos, Ámbar, está en coma a consecuencia de un atropello. Tras quince años sin saber nada de Ámbar, Helmut descubre circunstancias insólitas alrededor del supuesto accidente de tráfico, las cuales resultarán en una investigación obsesiva que le obligará a afrontar su paternidad perdida

SINOPSIS / SINOPSIS
El patrón es un joven familia burguesa, practica una vida moderna y no encaja con el estereotipo tradicional de productor rural. Pero tiene una gran preocupación: la salud de su bebé. El empleado es aun más joven que él y tiene la necesidad urgente de un trabajo propio para sustentar a su nueva familia.
Sobreviene la tragedia: El bebé del empleado muere en un accidente en el tractor.
Una película sobre la relación entre dos jóvenes y sobre la tortuosa relación de ambos con la felicidad, la libertad y trabajo.

Benjamín está teniendo problemas para adaptarse al trabajo y comienza a comportarse de forma errática. Espera con ansias la vuelta del jefe menonita pero la espera es larga.
Luego de 30 días el jefe menonita aparece y dice a César que deben quedarse más tiempo a seguir con las alambradas. Benjamín se opone. Luego de discusiones el jefe menonita accede a que Benjamín parta con él y pide a César y Genaro que queden tres días más a continuar con el trabajo.
César y Genaro solo esperan que los días pasen rápido pero el pasado de Genaro vuelve a resurgir. Cansados de esperar la vuelta del jefe, los dos parten del lugar sin una dirección concreta.

Orlando, un hombre de 70 años es el dueño del penthouse de un edificio, donde el resto de los apartamentos pertenecen a Diago, de 40 años. Ambos hombres se conocen de toda la vida pues Katia, la hija de Orlando, y Diago crecieron juntos correteando por las escaleras del edificio. Orlando ha visto, años tras año, como sus vecinos y amigos han vendido y el edificio se ha convertido en un excelente negocio de renta para turistas. El anciano es el último obstáculo para que Diago se apropie por completo del inmueble. El joven empresario le propone una generosa cifra por la venta del apartamento, pero Orlando, aferrado a los años felices que viviera en cada metro cuadrado de su casa, se niega.

Alma Salazar fue una enigmática migrante hondureña que vivió en Guanajuato, desde finales de los años ochenta, con su único hijo, Darío. Al cumplir 16 años y enfrentar la muerte prematura de su madre, Darío descubre el secreto que le ocultó por tantos años. Antes de morir logra confensarle sus crímenes de guerra; un pasado muy difícil de reconciliar que termina matándola. Alma no es su madre biológica. Ella huyó de su pasado pero él no lo hará. Darío, despojado de pronto de toda identidad, decide abandonar todo lo que una vez conoció como suyo y emprende un viaje hacia sus orígenes, hacia el pasado, hacia el sur. El camino lo hace sentir como si fuera un pez nadando siempre en contra de la corriente, con un destino incorrecto. Todos los migrantes se dirigen al norte en busca de un futuro mejor, nadie avanza hacia el sur. Cruza hacia Guatemala siguiendo los pasos que su madre tomó antes de esconderse en México. Las pistas lo llevan hacia el orfanato Jesús Salvador en la comunidad de Huehuetenango, donde Alma fue fotografiada por última vez. Ahí, una vieja colega, le dará una de las pistas más reveladoras incitando en Darío una curiosidad voraz por desentrañar su pasado. El camino lo direcciona hacia El Salvador donde al enfrentarse con el asedio de las pandillas pierde el rumbo, y todas las pistas que lo guiaban hacia su destino desaparecen.
De esos golpes de suerte que la vida siempre nos tiene preparados para cuando estamos listos a atravesarlos, Darío llega el sitio donde una vez fue amado: Nicaragua es el destino final y el principio de una historia violentamente dulce. La suya.

Rogelio es un jugador de fútbol que va a la guerra del Chaco como artillero de aviación. Su compañero es Carmelo, un excelente piloto de la aviación paraguaya. Ambos tienen sus motivos para pelear en la contienda: Rogelio lo hace por deber y honor, y Carmelo lo hace por la gloria y el amor a la patria. A Rogelio le cuesta entender la glorificación de la guerra que mueve a muchos de sus compatriotas, para él, la guerra es solo matanza y destrucción. La base de la aviación es en Isla Po’i, mejor conocido como Comanchaco. Una mañana, la fuerza aérea boliviana ataca y varios aviones paraguayos salen a la caza de los enemigos. Tras una intensa pelea, un avión paraguayo piloteado por Gwynn empieza a descender en picada, derribado por Rafael Pabón, mejor conocido como el as del aire boliviano. Este suceso marca el inicio del antagonismo personal entre Rogelio, Carmelo, y Pabón. Luego de unos meses, en Isla Po’i, se preparan para resistir al segundo ataque a Nanawa por parte de las tropas bolivianas. Ahí conocemos a Dolores, quien fue a la guerra disfrazada de hombre, asumiendo la identidad de Manuel Giménez, para poder estar con su hermano en la infantería.

Cada otoño, personas de todas las edades bajan de los pueblos de montaña al valle del Duero para obtener, en dos semanas, una flaca pero desesperadamente necesitada ganancia extra, cosechando las uvas y pisándolas para llenar barriles de vino del propietario de Quinta da Cavadinha, un hombre de negocios crudo y desalmado. Como siempre en septiembre, desde tiempos inmemoriales, los habitantes de Penaguião que pueden y quieren, descienden de su montaña durante quince días para cosechar en el valle del Duero. El grupo de unas 40 personas, hombres, mujeres y niños, sabe que el trabajo será arduo, que dormirán y comerán en condiciones vergonzosas, que recibirán un salario diario miserable, pero necesitan ese poco dinero para sobrevivir al invierno.
En peregrinación, el grupo se dirige a Quinta da Cavadinha, perteneciente al Senhor Lopes, que vive en Oporto. Como de costumbre, el dueño de la finca se lleva a su esposa e hijos a vivir con otros productores. de vino, especialmente con la aristocrática familia Meneses, propietaria de la vecina Quinta da Junceda, que integra una vasta zona de comercio de vino.

Lopes, un hombre hecho a sí mismo, aspira a participar en la sociedad vitivinícola de los Meneses, aprovechando las dificultades económicas por las que atraviesa o, mejor aún, casándose con uno de sus dos hijos, Alberto el depresivo o la simple Guiomar, pasando así a formar parte de la familia. De hecho, Alberto está enamorado de la poeta Catarina Meneses, quien, sin embargo, ni se da cuenta de su existencia. Y Guiomar, en lugar de relacionarse con Raúl Meneses, que no muestra ningún interés por ella, se enamora del Dr. Bruno, oftalmólogo en Lisboa, invitado por los Meneses a pasar unos días en Junceda en agradecimiento por haber recuperado su vista del hijo Raúl.

En una visita a Cavadinha, el Dr. Bruno salva la vida de un trabajador cuya mano fue aplastada en el molino. Para el Dr. Bruno, seducir a las jóvenes es un mero deporte y cuando no logra atraer a Catarina, que vive en un mundo irreal, dirige su atención a Guiomar, desflorandola en el cenador de Cavadinha. El Supervisor de la Granja los sorprende cuando, por órdenes de la beata esposa de Patrão, intenta atrapar una joven pareja de Penaguião, Glória y Gustavo, acusados ​​de pecar durante la noche en medio de los viñedos, para luego expulsarlos
Pero el destino depara mayores desgracias para el senhor Lopes. Así como para Tia Angélica, la vendimiadora que apadrinó la pasión entre Glória y Gustavo

En un colegio limeño de educación alternativa, profesores y alumnos preparan ansiosos el viaje de intercambio estudiantil, donde el grupo de chicos de 13 años convivirán con sus pares por una semana en la selva amazónica. Los padres, jóvenes profesionales liberales, son los principales entusiastas de la experiencia. El primer encuentro con los chicos en la Amazonía deja claro que nada se parecerá a lo que habían idealizado. El choque cultural resulta violento. Las chicas de la capital muestran condescendencia ante los extraños, como quien estudia al “buen salvaje”. Pero ante la virilidad de los nuevos, en contraposición a sus aniñados compañeros, afloran en ANA, TATI y ANDREA nuevas conductas, sensualidad y erotismo adulto en cuerpos infantiles. Los chicos de la Amazonía, liderados por CARLOS, imponen su fuerza física y el dominio del territorio exótico. Los citadinos caen cautivados, además de la curiosidad sexual de la que los chicos selváticos se ufanan. HANS, el líder de los citadinos, quien se mostró cordial al inicio, es víctima de sus burlas y esto hace que paulatinamente se transforme en el peor de los victimarios. La revolución de las hormonas convierte la sexualidad en tema central. La relación de los lugareños con las chicas limeñas está marcada por el machismo que les fue inculcado. Raza y género empiezan a ser temas de divisiones en el grupo. Las chicas se debaten entre la sensualidad, la provocación y el desdén. Los jóvenes limeños viven la experiencia como una gran simulación de ser parte de una tribu con conductas extremas. La experiencia es avasallante, en poco tiempo se han transformado, y sus acciones se descontrolan al punto de saber que ya no hay vuelta atrás.

Olivia llega obligada a vivir a Pequeña Caledonia junto a su padre, Luciano, luego de la muerte de su madre. Él es creador de videojuegos y últimamente no ha tenido trabajos importantes, por lo que deben dejar el lugar donde viven y refugiarse en la casa de Aurora, su abuela paterna. Olivia está muy enojada y triste: por la muerte de su madre, porque su padre decidió mudarse a una isla lejos de su ciudad y sus amigos, y porque tiene que vivir con una abuela que casi no conoce en un lugar lleno de gente rara. Pero a pesar de su tristeza, Olivia es una niña curiosa y aventurera. Con la intención de convencer a su padre de que ese no es el lugar indicado para vivir, sale a investigar la isla con su cámara polaroid para registrar todo lo que le desagrada: la casa no tiene balcón, un niño tiene un cerdito de mascota, hay muchos charcos, las ranas cantan extraño, la gente le teme a la lluvia… Durante “La noche espectral” -la celebración más importante del pueblo- descubrirá que algo raro le está pasando: su sombra cobra vida y Olivia puede manejarla. Es que en Pequeña Caledonia también se producen sucesos extraños. Esa misma noche las sombras de los pobladores, atemorizados por las constantes lluvias, se desprenden de sus cuerpos y forman una gran sombra amorfa que deambula por la isla. Olivia, su padre, su abuela, Edgar y un grupo de ancianos enfrentarán, de un modo atípico, ese gran temor colectivo convertido en sombra. En el camino, Olivia se transformará y crecerá. Comprenderá a su padre, conocerá a su abuela, construirá una gran amistad con Edgar, se sentirá parte del lugar y aceptará su nueva realidad.
Pero sobretodo, será fundamental para salvar a los pobladores de Pequeña Caledonia a vencer a su principal enemigo: el miedo.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de cookies y privacidad