Image default

Esculpiendo ‘Kokue’

El 16 de noviembre terminó en Madrid el 16º Curso de Desarrollo de Proyectos Cinematográficos Iberoamericanos que dirige Gerardo Herrero y coordina Mariana Barassi para el Programa Ibermedia, la Fundación Carolina, la AECID, la Fundación SGAE y la Entidad de Gestión de Derechos Audiovisuales (EGEDA). Los autores de los veinte proyectos seleccionados dedicaron seis semanas a la escritura de sus guiones a partir de un riguroso trabajo de análisis y desarrollo sobre la escritura cinematográfica bajo la asesoría de reconocidos directores, guionistas, productores y consultores de guiones (story editors) como Montxo Armendáriz, Daniela Fejerman, Alejo Flah, Jaime Rosales, Ana Sanz-Magallón, Fernando Castets, Michel Gaztambide, Susana Herreras o Félix Viscarret. Uno de ellos fue el paraguayo Miguel Ángel Agüero, que se presentó con la película Kokue, palabra que en su lengua materna, el guaraní, significa chacra o parcela donde se cultiva. Agüero tuvo la suerte de tener como tutores a Alejo Flah y a Jaime Rosales, tres semanas con cada uno. Aquí lo cuenta. Una crónica honesta, fresca e inspiradora para quien quiera hacer cine en Iberoamérica.[:]

Escribe MIGUEL ÁNGEL AGÜERO

El cine es mi oficio, mi forma de vida. Un acto poético, político, de resistencia, de libertad, de amor y de fe constante en la humanidad. Me dedico al cine porque creo en su poder de ayudarnos a ser más humanos, más sensibles, más comprensivos, a pensarnos, a sentirnos, a conocernos, a accionar y a soñar con un mundo mejor.

Soy guionista y director paraguayo. Mi proyecto de vida es trabajar en un cine social, político y poético que comunique mi mundo interior y mi preocupación por las problemáticas de mi entorno. Desde hace diez años escribo y dirijo cortos y mediometrajes documentales y de ficción que plasman mi mirada sobre la realidad en Paraguay. Mis trabajos abordan con libertad creativa temáticas vinculadas a la identidad, tradiciones, memoria, medio ambiente, derechos humanos y la problemática del mundo rural. Todas mis obras audiovisuales son en idioma guaraní, mi lengua materna y lengua oficial del Paraguay.

Kokue será mi primer largometraje de ficción. “Kokue” es una palabra en guaraní que significa chacra, granja o parcela de tierra donde se cultiva. A través de él, mi deseo es escribir y dirigir una obra cinematográfica que invite a reflexionar sobre la problemática de la tierra y la realidad campesina en Paraguay.

Cuando recibí la noticia de haber sido seleccionado en el 16° Curso de Desarrollo de Proyectos Cinematográficos Iberoamericanos, un espacio de formación para guionistas, dirigido por Gerardo Herrero y coordinado por Mariana Barassi, que tiene como objetivo mejorar la calidad de sus guiones, debo confesar que sentí mucho miedo y, por supuesto, una enorme e indescriptible alegría.

Mi miedo incluso comenzaba con el hecho de que tenía que volar en avión, por primera vez, sobre un océano. El solo pensar que me esperaban once horas de viaje al otro lado del mundo me generó una enorme angustia. Para convertirlo en una experiencia más agradable, mi madre me regaló una estampa de la Virgen de Fátima para que me protegiera, y mi esposa una caja de pastillas calmantes.

Con su tutor en las primeras tres semanas, el guionista argentino Alejo Flah.
Con su tutor en las primeras tres semanas, el guionista argentino Alejo Flah.

Aprendí que este oficio de cineasta es compartir, intercambiar, crear lazos. Y, por sobre todo, que es un proceso sumamente enriquecedor escribir escuchando y pensando con otras personas

Valió la pena desafiar los tantos miedos porque gracias a la beca viví una hermosa experiencia en una residencia para estudiantes en Madrid, junto con otros compañeros cineastas de Iberoamérica. Con la ayuda de dos excelentes asesores y la colaboración constante de colegas, que me orientaron con sus preguntas, curiosidad, reflexiones, ideas, volví a Paraguay con una segunda versión más sólida de Kokue. Además de una maleta cargada de nuevos saberes, nuevos/as amigos/as y la alegría de conocer un poco más de la realidad, la cultura y la cinematografía de otro países.

Lo maravilloso del curso, aparte de la excelente organización, fueron la metodología, las asesorías individuales y los encuentros grupales. Los encuentros fueron mesas de trabajo con cinco proyectos. Fue el espacio para discutir, intercambiar ideas y opiniones sobre las historias de otros guionistas, junto con el mío. Y, por sobre todo, un lindo ejercicio de solidaridad: recibir y dar.

Alejo Flah, mi tutor de las tres primeras semanas, fue como un maestro de escultura. Me ayudó tanto a ir sacando aquello que no era útil a la esencia de la historia como a definir lo esencial, la estructura y el punto de vista. Tener a Alejo de tutor fue un gran privilegio. Me motivó enormemente a pensar y a trabajar incansablemente.

Jaime Rosales, mi tutor de las últimas tres semanas, me ayudó a encontrar lo que él define como “la matriz”, a pensar de qué forma podría narrar mejor la historia; a reflexionar más profundamente, como director, la puesta en escena, en la propuesta estética, en la elección de planos, en el trabajo con los actores. Compartió abiertamente conmigo su experiencia como director, y reflexionamos mucho sobre esta doble dimensión del cine: el arte y la industria.

Aparte de las asesorías de guión, otro importante espacio de formación fueron las charlas de producción y las clases magistrales que me ayudaron a conocer posibles caminos para llegar a la meta de realizar este proyecto, como fuentes de financiación, mecanismos de coproducción, distribución, marketing, aspectos jurídicos y económicos.

Con algunos compañeros de los veinte seleccionados para el 16º Curso de Desarrollo de Proyectos Cinematográficos Iberoamericanos.
Con algunos compañeros de los veinte seleccionados para el 16º Curso de Desarrollo de Proyectos Cinematográficos Iberoamericanos.

Otro de mis grandes miedos era hacer un pitch. Hablar en público sobre mi proyecto no me agrada mucho, y este curso termina justamente con una instancia de pitch ante productores. Para lo cual tuvimos a una excelente maestra, Susana Herreras, a cargo. Ella me enseñó a estructurar mis ideas, a contar con pasión y desde el corazón la historia que quiero concretar en una película.

En este curso superé muchos miedos: desde perderme en una gran ciudad hasta cómo abordar y presentarme a un pitch. Aprendí que este oficio de cineasta es compartir, intercambiar, crear lazos. Y, por sobre todo, que es un proceso sumamente enriquecedor escribir escuchando y pensando con otras personas.

Otra gran superación fue perder el miedo a volar en avión (tantas horas). No sé si alguna vez llegaré a saber si fue gracias a la ciencia (el calmante que me obligó a tomar mi esposa Nidia) o gracias a la religión (la estampita de la virgen que me regaló mi madre Aparicia). No importa. Sí que valió la pena cruzar un océano para ser parte del 16° Curso de Desarrollo de Proyectos Cinematográficos Iberoamericanos.

Agradezco al Programa Ibermedia de la CACI, a la Fundación Carolina, la AECID, la Fundación SGAE y la Entidad de Gestión de Derechos Audiovisuales (EGEDA), instituciones que han hecho posible este maravilloso espacio de formación, encuentro e intercambio cultural. Gracias a Gerardo Herrero y a Mariana Barassi, que con pasión y compromiso han llevado adelante desde hace 16 años este importante curso que ha ayudado a encaminar y a esculpir grandes historias del cine Iberoaméricano. Aguyje (gracias).

Miguel Ángel Agüero es guionista y director de cine paraguayo.

El grupo completo de participantes y asesores del 16º Curso de Desarrollo de Proyectos Cinematográficos Iberoamericanos.
El grupo completo de participantes y asesores del 16º Curso de Desarrollo de Proyectos Cinematográficos Iberoamericanos.

Contenidos relacionados

Perú empieza el 2020 estrenando su nueva Ley de Cine

Ibermedia

Ibermedia anuncia novedades en su Convocatoria 2020

Ibermedia

7 series en desarrollo seleccionadas para el 3rd Madrid TV Pitchbox

Ibermedia

La guionista Paz Alicia Garciadiego, Ariel de Oro a la trayectoria: “Ser autor es hacerse cargo de la obra, responder por ella”

Ibermedia

‘El amor menos pensado’, la comedia de Juan Vera con Ricardo Darín y Mercedes Morán, llega a la Casa de América de Madrid

Ibermedia

Madrid acogerá la VI edición del 3XDOC / Encuentro de Creadores, impulsado por la asociación DOCMA

Ibermedia

Con septiembre llega ‘Línea imaginaria’, la Segunda Muestra de Cine Ecuatoriano en Madrid, en la Cineteca del Matadero

Ibermedia

Javier Corcuera estrena en el Perú ‘El viaje de Javier Heraud’

Ibermedia

‘Hogar’, la coproducción ítalo-argentina dirigida por Maura Delpero, gana cuatro premios en el Festival de Locarno

Ibermedia

‘La noche de las dos lunas’, la nueva película de Miguel Ferrari, se estrena en España el 30 de agosto

Ibermedia

“Ninguno de los creadores de hoy podría prescindir de los que vinieron antes”. Conversamos con la actriz chilena Antonia Zegers

Ibermedia

Diálogo con Ibermedia en Montevideo sobre las políticas de estímulo y difusión del documental

Ibermedia

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de cookies y privacidad